Ibiza y sus playas

Playas de belleza incomparable, espacios naturales exuberantes, localidades pintorescas – que cuentan con una historia fascinante – una cantidad ingente de restaurantes de altísima calidad gastronómica, y con una variedad de actividades para deleite de tu mente, cuerpo y espíritu. Es indudable que hay de todo para todo el mundo que se anime a visitar Ibiza.

nautalia-ibiza

La naturaleza ibicenca constituye, sin duda, el atractivo más importante de la isla. Con una extensión de 572 kilómetros cuadrados, la isla ofrece 210 kilómetros de playas que se pueden disfrutar en cualquier época, gracias a temperaturas muy cálidas y 2.948 horas de sol al año. A lo largo de sus más de 18 kilómetros de arenas naturales, bañadas por aguas cristalinas, Ibiza ofrece múltiples posibilidades de disfrutar de un baño en el mar, en playas que cuentan con una amplia gama de servicios y diferentes ambientes. Hay calas mágicas, como Cala d’Hort, presidida por el islote de es Vedrà; otras de belleza singular, como las Platges de Comte, rincones poco poco frecuentados, como es Pou des Lleó y playas grandes y familiares, como Platja d’en Bossa o Es Figueral. Las playas de Ses Salinas y Es Cavallet se encuentran en entornos naturales protegidos, con un sistema de dunas de gran valor ecológico. Las playas de la isla destacan por su singular belleza y por sus aguas de color turquesa y su transparencia, que se debe a la Posidonia Oceánica, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. A su valor ecológico y medioambiental, unen el aliciente de que en sus inmediaciones podrá encontrar restos de civilizaciones pasadas, como en el caso del Poblado fenicio de Sa Caleta y antiguas torres de defensa que salpican todo el litoral. Además, en la mayoría de las playas existe la posibilidad de practicar todo tipo de deportes náuticos.

Las playas de Ibiza son tan variadas que te quitarán el hipo. A lo largo de la costa encontrarás pequeñas calas de arena, de piedras, solitarias, largas playas con chiringuitos donde bailar y otras prácticamente inaccesibles y secretas. La isla se encuentra en una latitud baja dentro del marco del Mar Mediterráneo, que dibujándose en el mar con una silueta muy rasgada, irregular y donde se alternan algunos peñascos con largas playas de arena blanca. Esto hace que en sus 210 kilómetros de costa, uno pueda encontrarse que las playas de Ibiza son totalmente diferentes entre sí: Las playas de Ibiza te sorprenderán.

playas-calas-ibiza3

¿Por qué encontramos playas tan diferentes en una misma isla? La razón es muy simple: Las playas y calas de Ibiza son de tipologías diversas debido a la erosión y el tipo de terreno que han creado paisajes muy diferentes. Por tanto, te sorprenderá comprobar que ni mucho menos todas las playas de Ibiza se parecen: cada una de ellas presenta una tipología y un paisaje diferente, ya que encontrarás playas de piedras, còdols, playas de roca y otras de arena, que son la gran mayoría en Ibiza, y las más cómodas. Aunque afortunadamente, y si eres capaz de madrugar un poco para llegar a la playa (con llegar antes de las nueve ya es más que suficiente) podrás descubrir playas desiertas y en calma.
cala salada

Cabe destacar que en la isla, las playas de Ibiza son prácticamente el centro de la vida diaria durante todo el año. Durante el verano, es indudable el efecto atrayente de estas playas de arena blanca y aguas cálidas, donde apetece estar durante todo el día. Pero durante el resto del año, el buen clima predominante invita a acudir por las playas de Ibiza para disfrutar del paisaje, correr o simplemente disfrutar de un paseo.